El nuevo ciclo inmobiliario no solo ha supuesto la vuelta a la actividad frenética del sector, también ha traído consigo la creación de grandes promotoras y socimis así como la llegada de nuevos actores más profesionalizados. Esto ha supuesto una transformación absoluta del sector, que poco a poco gana en transparencia, lo que ha empujado a España ha subir tres puestos en el Global Real Estate Transparency Index 2018 que elabora la consultora inmobiliaria JLL.

Concretamente, nuestro país, que está en el segundo escalafón del ranking dentro de Estados Transparentes, ha pasado del puesto duodécimo al decimonoveno desde la pasada edición de este índice, que se elaboró en 2016.

inmobiliarias españolas mejoran transparencia